martes, 10 de enero de 2012

Islas de basura

El título de esta entrada bien podría ser una metáfora de esas que tanto me gustan, pero nada más lejos de la realidad. No sin cierta incredulidad, en su momento, le eché un vistazo a unos cuantos artículos de la red que hablaban de islas de basura flotantes, tanto en el océano Pacífico como en el Atlántico. A raíz de indagar más y más, resulta que las susodichas islas sí existen, y lo que es peor, son inmensas. Parece ciencia ficción.

La causa de que estas islas se hayan generado en puntos tan concretos atiende a diversos motivos. Primeramente, todos los residuos que van a parar al mar se ven atrapados por las corrientes naturales de los océanos, que como podemos observar en la imagen que he puesto un poco más abajo, se comportan de manera giratoria en muchos casos. Los vientos ciclónicos también ayudan a la confluencia de residuos flotantes.

Así pues, la basura termina concentrándose en una zona compacta en lo que vendría a ser el "vórtice" de esas corrientes, especialmente en el Pacífico Norte (cuya isla-basura tiene una superficie que equivale a dos veces España). Por desgracia, esta basura no desaparece, no es absorbida por un pantagruélico desagüe cósmico. No, se queda ahí flotando, girando indefinidamente, causando miles de muertes por intoxicación a especies marinas y aves de diverso tipo, esparciendo sus tentáculos de corrupción por el mar...


Por supuesto, y para no ser menos, en el océano Atlántico también hay una de esas paradisíacas islas, hijas del consumo irracional y la omisión de toda responsabilidad posterior. Su tamaño es similar a Cuba, ahí es nada, pero fue descubierta no hace mucho. Es un tanto chocante que cuerpos flotantes de tales envergaduras se descubran por arte de magia de un día para otro, ¿no creéis? Yo apuesto más por la teoría de que han tratado de ocultarlo lo máximo posible. El silencio por parte de los medios de comunicación tampoco ayuda a despejar las sospechas de ocultación deliberada de la realidad. No esperaba menos de esos mercenarios malnacidos, de esos traidores del progreso.


Y es que, tristemente, no solo hay dos islas-basura en el mundo. Apuesto a que hay un sinfín de mini-islas por ahí, navegando a la deriva en un planeta cada vez más atiborrado de deposiciones humanas... Los medios se callan o mienten, la gente prefiere mirar para otro lado, y la responsabilidad se ve desplazada al nebuloso espacio sombrío, allí donde toda la gente hace oídos sordos y actúa como si no ocurriese nada.

Dicho esto, solo nos queda aceptar nuestra parte de culpa. Las empresas pueden ser unas viles expoliadoras de recursos, pueden desentenderse del reciclaje de residuos, etc., pero toda esa basura sale de nuestros hogares, de los productos que consumimos y desechamos. Sí, son fruto de ese sistema al que contribuimos gustosos cada vez que adquirimos bienes innecesarios. La única manera de detener este consumo alocado, y de paliar las terribles consecuencias que ha originado y que originará en un futuro, es dejar de engullir porquería como si fuéramos pozos sin fondo. 

No me gustan los campos de basura; no me gustan los ríos y los mares sucios; no me gusta mirar al horizonte y ver un vertedero infinito, cuyas fronteras se desdibujan con el cielo. No quiero nada de eso, y creo que nadie lo quiere. No basta con separar basura, no basta con echarla al contenedor correspondiente y decirse "bien, ya he cumplido con mi parte, hoy podré dormir tranquilo". Hay que reprogramar hábitos de consumo, dejar de adquirir productos dañinos con el medio, detener esta locura.

Supongo que ninguno de los presentes querría comer o vivir en un vertedero, ¿no? Pues bien, eso es lo que ocurrirá si no cambiamos a tiempo. Una sociedad así no es viable; nos estamos cargando el planeta. Podemos negarlo o podemos afrontarlo. Tú elijes.

10 comentarios:

  1. De este asunto hablé hace tiempo en un artículo titulado 'sopa de plástico'. Clica en wikipedia sopa de plástico y tendrás toda la información al respecto. Es otro ejemplo de la aberrante conducta humana.

    ResponderEliminar
  2. No puedo ni creermelo.
    Ahora entiendo mejor esa expresión de "La realidad supera a la ficción"

    ResponderEliminar
  3. http://polela1.lacoctelera.net/post/2009/03/13/nave-espacial-llena-basura

    pronto hará tres años, que supe de esta vergúenza de la humanidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. sigo diciendo lo mismo, vivimos en una burbuja de mentiras, donde nada se parece a la verdad.

    Los basureros como SOGAMA que se suponen financiados por Europa para reciclar basuras, no la reciclan, la queman, la mezclan, todo lo que recoge la gente y separa en cubos, ellos lo juntan INCLUIDOS LOS MEDICAMENTOS DEL PUNTO SIGEM, el espacio está lleno de basura, el mar lleno de basura.
    En mi tierra, en sobrado de los monjes existe un monte de basura, donde se llevan lo que no cabe en SOGAMA y lo entierran.

    EL MUNDO ESTA LOCO DE MENTIRAS Y NOS PUDRIREMOS CON ELLAS....
    BRILLANTE ENTRADA!!!!

    ResponderEliminar
  5. Gabriela, la isla de basura del Pacífico fue descubierta en 1988, lo cual da que pensar. 20 años después, dudo que los gobiernos nacionales se hayan puesto de acuerdo para hacer algo con ella -o al menos intentarlo-. Por cierto, me apunto la dirección de tu blog, no sabía que tenías uno. Un saludo.

    Mar, así es la vida en esta sociedad hipócrita. Los gobiernos nos venden la moto de que están haciendo algo, pero en realidad bien sabemos que no. Separamos la basura para que luego todo el esfuerzo se quede en nada, para que unos malnacidos lo quemen todo o, peor, lo tiren al agua. Habría que tomar cartas en el asunto y desde luego el Proyecto 001 tomaría esto como una prioridad.

    Ah, no me digas que eres de Sobrado de los Monjes... El novio de mi madre también, jaja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. no pero me encanta sobrado de los monjes, bueno en realidad adorro galisia!!!

    me gusta todo, yo vivo aquí:

    http://nofler.lacoctelera.net/post/2011/01/25/la-montana-nos-alberga

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado esa entrada. Bien podría valer como cuento para contar en las escuelas, para concienciar a los niños del mal que hacen los adultos. Quizá después, al crecer, verían el mundo de otra manera y no replicarían las malas conductas.

    Galicia es muy verde, muy bonita, pero también es cierto que la gente, aquí, tiene muy poco cuidado. Basura por doquier, carreteras, túneles, rotondas... Edificarán sobre los cementerios cuando no les quede sitio para construir.

    ResponderEliminar
  8. me alegro que te haya gustado, en realidad vivo en una montaña, a unos 20 km. de La COruña, desde la montaña donde vivo veo la terrible lacra de la vida, refinería, polígonos , carreteras, contaminación, etc... Pero donde vivo...todavía son una familia de aldea de pocas casas , gente buena, que se ayuda, que trabajan del campo, que respetan la naturaleza, gente de verdad , todavía no me puedo creer lo afortunada que soy. A mi casa no llega la carretera y detrá de mi casa sólo hay monte, zorros, jabalís, lobos y demás fauna todavía salvaje, soy feliz, simplemente feliz...

    ResponderEliminar
  9. Te entiendo perfectamente, porque mi aldea también es de las pequeñas, aunque está emplazada en un valle. Hay alguna carretera asfaltada, pero más bien deberían llamarse caminos, porque están llenas de baches y son muy estrechas.

    Sea como sea, de noche el silencio es absoluto, y el aire puro que se respira por allí no tiene igual...

    ResponderEliminar
  10. tu blog es ahora verde? quiero decir el color de fondo

    ResponderEliminar

Deja aquí tus huellas, pues el viento no las borrará.